VIDEITOS MANDAN

Loading...

lunes, 24 de abril de 2017

José Yactayo: todo lo que dijo Wilfredo Zamora ante el juez

Aldo Mariategui se enfrenta a Marco Arana

Punto Final: el futuro judicial de Nadine Heredia

LA INVOLUCIÓN FRANCESA



Hace casi medio siglo, en las jornadas de mayo de 1968, Francia se ponía de nuevo al frente de un mundo en cambio. La juventud francesa había ido más allá de la norteamericana, al convertir la protesta universitaria en una repentina puesta en cuestión del sistema social y político, de todas las formas de poder vigentes. 

Pronto vino el reflujo, pudo comprobarse que aquella gran ilusión se desvanecía, y Raymond Aron ironizó con su habitual lucidez sobre una revolución inexistente (introuvable). Solo que por unas semanas, fue lícito imaginar que el mundo desarrollado se encontraba a las puertas de una transformación radical. “¡Solo es el comienzo, continuemos el combate!”, fue el eslogan más difundido.

La utopía del mayo francés, al igual que otras utopías contemporáneas, resultó un espejismo invalidado por el cambio histórico. Y el sentido de ese cambio sigue actuando hoy. La explicación es bien simple. Los sesentayochos vivieron su experiencia creyendo viajar en un ferrocarril que inevitablemente llevaba hacia adelante. Seguía en pie la idea del progreso. 

Crecimiento económico desde 1945, mejoras en salarios y en forma de vida del affluent worker, anuncio de la salida del subdesarrollo gracias a un take off generalizado, ingreso de los jóvenes en el mundo del placer gracias a un pequeño artilugio, la píldora, y también a la droga y a un ambiente social de tolerancia. Todo iba hacia lo mejor en el mejor de los mundos. Faltaba la guinda de la revolución.

Solo que las movilizaciones socio-económicas que envolvieron al 68 fueron en realidad el final de un ciclo largo revolucionario, iniciado a mediados del XIX. Marx no solo fue un profeta de la revolución, sino que explicó los efectos del cambio económico sobre las formas sociales y las ideologías. A partir del 68 las sucesivas crisis fueron recortando el bienestar, y de paso la capacidad de movilización social. 

La contestación había enlazado con un salto a la utopía de ejercer ilimitadamente la libertad, confiando en el mantenimiento de las condiciones que la hicieran posible. En décadas sucesivas, la revolución tecnológica y la globalización se han traducido en una dramática pérdida de posiciones para Europa en la escala del poder económico mundial. Ya no es tiempo de utopía, sino de adecuación a la precariedad. Y semejante adaptación resulta difícil. A nadie gusta vivir peor que ayer.

El fenómeno no es solo francés y ha consistido en la disgregación de los vínculos sólidos preexistentes, dando lugar a una sociedad en que su pérdida destruye al ciudadano y le reemplaza por un individuo en situación de permanente inseguridad (Bauman). No es un cambio filosófico-social, sino de raíz económica. Así fue el estancamiento de la economía francesa lo que sofocó las capacidades para soportar la reconversión productiva y al mismo tiempo la supervivencia equilibrada de una forma satisfactoria de civilización. Sigue la quiebra de un conjunto de valores políticos y culturales, en apariencia estabilizados desde la segunda mitad del siglo XX. Quiebra también de los protagonistas políticos tradicionales.

El descenso a los infiernos del PCF tuvo además otro efecto no despreciable. En los años 30, Maurice Thorez logró nacionalizar al partido. Al iniciarse la cuesta abajo de los 80, Georges Marchais pasó a jugar la baza del comunismo nacionalista, colocando ante todo los intereses a corto plazo de los trabajadores franceses. Vale la pena recordar sus campañas apocalípticas contra el ingreso de España en la Unión Europea. Cuando la crisis estalló definitivamente, el tránsito al ultranacionalismo de Le Pen fue cosa fácil. Los reflejos patrioteros de Mélenchon, al hablar de Putin y condenar a Europa, tienen el mismo origen. Los extremos se tocan.

La desagregación de la izquierda en Francia es una variante del marco de la Europa mediterránea. Cayeron primero los partidos comunistas, víctimas tanto de su obsolescencia económica y de la nueva sociabilidad, como del desplome de la utopía soviética. En el caso francés, los tres factores operaron a fondo. Los grandes centros industriales y mineros fueron sucesivamente desmantelados, y paralelamente, la sociabilidad comunista, fuertemente enraizada en la banlieue rouge de París, sufrió un desgaste inevitable. Muestra: los resultados electorales. En medio siglo, el paisaje urbano ha dado un vuelco. Además, la deshumanización imperante en el urbanismo de amplios sectores de la misma banlieue encuadra al paro y a la protesta juveniles. Son los partidarios de Mélenchon.

Desde un ángulo opuesto, el ultranacionalismo de Marine Le Pen hunde asimismo sus raíces en el pasado. Hay en la historia de Francia contemporánea un hilo negro, que lleva del asunto Dreyfus y de Pétain a las guerras y las derrotas coloniales entre 1945 y 1962. El colonialismo francés fue una ideología “blanca” de odio al otro, definido como esencialmente inferior y merecedor de la destrucción. Y bien que las torturas y los crímenes contra la humanidad fueron utilizados para lograrlo. No en vano Le Pen padre fue legionario en Argelia y en Indochina. La inmigración sirvió al FN para enlazar con ese pasado. con las consiguientes xenofobia e islamofobia, nacionalismo económico y antieuropeísmo. Encontramos los dos últimos también en Mélenchon: son dos ideologías enfrentadas pero coincidentes en cuanto expresiones de un profundo malestar social.

Macron, el vencedor, es técnicamente correcto. Un centrista puro, que intenta apuntalar y racionalizar el orden existente. Demasiado light frente al mundo de promesas sociales ofrecido a sus “insumisos” por Mélenchon, excelente demagogo, que contacta en muchos puntos con Podemos. Al exsocialista de origen murciano le disgusta Europa, defiende la alianza con Putin, admira al chavismo y propone el ingreso de Francia en la Alianza Bolivariana. Expresión del gran rechazo. Al conseguir Macron los votos para enfrentarse con Marine Le Pen, se mantiene la trayectoria iniciada en 1789, dado que ni los reaccionarios ni los enragés encajan en la larga marcha de la Francia revolucionaria.

Del mismo modo que ese mismo malestar ha provocado el desplome de los dos grandes partidos que protagonizaron la vida política en las últimas décadas. Cierto que en ambos casos ha intervenido otro espejismo, el del plus de democracia atribuido a las primarias, cuando al igual que en España vienen a suponer contiendas personalizadas de imagen y de marketingpolítico. El penoso ejemplo de Benoît Hamon lo muestra, convirtiéndose además en personificación de una socialdemocracia que se hunde, tras haber sido incapaz de garantizar reformas sostenibles, de Mitterrand a Hollande. Otro tanto podría decirse en cuanto a calidad política y humana de François Fillon, tocado por corrupciones y escorado hacia la extrema derecha, habiendo derrotado en primarias a uno de los más sólidos valores del centro-derecha francés, Alain Juppé.

jueves, 20 de abril de 2017

Rod Stewart -- Baby Jane

ARJONA, EL CANTANTE DE LOS QUE NO LEEN



Arjona suele aparecer ante las cámaras con una barba de tres días, boina al estilo del Ché y un puro en su boca. En su discurso suelen haber reflexiones vacuas sobre la vida, citas a Borges, Neruda y Benedetti y, cada vez que puede, un guiño a la revolución cubana. A primera vista podría tratarse de un revolucionario, uno de esos tipos que, como Manu Chao, tienen costumbres hippies como recorrer el continente en auto stop o escoger como guardaespaldas a una guardia indígena. Pero no se equivoquen, mientras el exlíder de Mano Negra es consecuente con su discurso, el guatemalteco no es más que un producto elaborado por las disqueras para descrestar a solteronas cursis y a torpes aspirantes a filósofos.

Seamos claros, Arjona no sólo es un mal poeta, sino que es un farsante. Uno puede pensar que traerlo a cantar al país puede ser barato ya que él ha dicho hasta la saciedad que no tiene pretensiones materiales y que su única preocupación es alimentar a la musa que le dicta las canciones. Nada más alejado de la realidad. Para sus conciertos exige cosas tan absurdas como varias botellas de ron jamaiquino, galletas nepalíes, chocolate mexicano y 50 dobles para despistar a los fans que matarían por una hebra de su cabello. Es más fácil tocar el hombro de Barack Obama que el del autor de Quién diría; la centena de guardaespaldas que lo protegen son una barrera infranqueable que ninguna fanática, por más histérica que esté, podrá rebasar.

Hijo de un profesor de colegio, en un principio quiso ser basquetbolista. Alentado por sus casi dos metros de estatura, Ricardo Arjona fue integrante de la selección nacional de su país y durante mucho tiempo tuvo el record de anotar más puntos en un solo partido: 78. En la universidad estudió comunicación social y durante unos años se desempeñó como profesor en colegios rurales. Pensó seriamente dejarlo todo para volverse sacerdote hasta que, para la mala fortuna nuestra, una guitarra se le atravesó en su camino.

Fue en 1985, a sus 21 años, cuando grabó un disco que hasta él mismo le da vergüenza reconocer, un salpicón meloso llamado Déjame decirte que te amo, uno de los fracasos más sonoros de Polygram. Convencido de que no tenía futuro como cantante, decidió seguir dando clases en su Jocotenango natal y, de vez en cuando, viendo el cráter de un volcán le pedía a algún espíritu maya que lo llenara de sabiduría y le ayudara a inspirarse un verso tan hermoso como El cadáver del minuto que pasó.

Cinco años después lo encontramos en la calle Florida de Buenos Aires. Su cultura literaria no pasaba de leerse un par de poemas de Benedetti en su Inventario y su ideología política era la misma que tienen los aspirantes a revolucionarios que pululan en las universidades públicas. Quería ser un rebelde, un maldito, un bohemio. Su cara comprimida como un ombligo, a lo Miguel Calero y su 1.95, despertaban algún tipo de piedad por parte de los caminantes y el sombrerito hongo que tenía en el piso, a veces se llenaba de monedas.

Entonces, en 1993, viene el inesperado éxito de Animal nocturno y Arjona pasa de ser un larguirucho aspirante a poeta, a uno de los hombres más deseados de Latinoamérica. Allí viene la que probablemente sea la mejor de sus letras Jesús es verbo y no sustantivo, una canción plagiada al cantautor argentino Facundo Cabral.

Las chicas, a principios de los noventa, soñaban con encontrarse en sus vidas con un tipo sensible, culto, guapo, anarquista y millonario como él. Se casó, como le correspondía, con una Miss Universo. Diez años después vendría el escándalo. Leslie Torres pidió el divorcio después de que lo denunciara por torturarla física y sicológica. El hombre que dijo sobre las mujeres No sé quién las inventó, no sé quién hizo ese favor tuvo que ser Dios, intentó empujarla desde el octavo piso de un hotel. El hermano de la puertorriqueña testimonió que el cantante: “La ha cacheteado, empujado, pateado, agarrado por el pelo, además de tirarla en la ducha completamente vestida y echarle agua fría”. Él, en vez de reconocer su falta, se defendió diciendo que Leslie Torres era alcohólica y drogadicta. 

Los jueces no le creyeron y lo obligaron a una indemnización millonaria. Sus fans, ciegas y sordas, no creyeron nada de esto y siguieron llenando sus conciertos, en donde se presentaba en ridículos escenarios convertidos en bibliotecas o bares, correspondiendo a la imagen de bohemio e intelectual que él mismo ha querido crear.

Sus versos ramplones e imposibles como El problema no fue hallarte, el problema fue encontrarte o Cómo encontrarle una pestaña, a lo que nunca tuvo ojos, seguía siendo recitados por millones de jovencitas. Si Neruda era el poeta de los trabajadores y Rimbaud el de los fumadores de hachis, Arjona es el bardo de los que nunca han leído un libro.

Hoy en día su fama crece y eso ha generado indignación entre los que son artistas verdaderos. Fito Páez, en 2010, dijo que el fanatismo que le profesaba su país a Arjona revelaba la aniquilación cultural que vivía la Argentina: “Si la ciudad de Buenos Aires le da 35 estadios Luna Park a Arjona, y a Charly García le da dos, tienes que pensar qué significan la política, los diarios en esta ciudad, en la que hay valores que fueron aniquilados”.

A sus 51 años, Ricardo Arjona es inmune a los cuestionamientos. Ya lleva más de 20 millones de discos vendidos en Latinoamérica y, mientras la industria musical está en crisis y miles de verdaderos poetas de la canción fracasan en su intento de hacerse con un público, él es idolatrado y admirado. Su triunfo es la derrota del arte verdadero y una prueba clara y contundente de que a cualquier tarado que pueda ocurrírsele una canción tan insulsa como Pinguinos en la cama, puede aspirar a la gloria. El secreto para llegar a la fama no tiene nada que ver en el genio, sino en la habilidad de los mercachifles de la música y de interpretar los gustos, cada vez más limitados, de una muchedumbre culturalmente pobre.

miércoles, 19 de abril de 2017

Momento en el que Ricardo Arjona abandona entrevista

CNN- Arjona abandona entrevista

Esposa de gerente regional gana juicio al GR por S/ 61 mil y Procuraduría no apela


Cynthia Quevedo, cónyuge del hombre de confianza del gobernador Luis Valdez, demandó al ente regional por “desnaturalización de contratación y pago de beneficios sociales” como extrabajadora. El procurador admite que no impugnaron el fallo judicial y que ahora pedirá un informe a la “encargada” de llevar el caso.

Por no presentar ningún “medio impugnatorio de apelación” dentro de los plazo de ley, la Procuraduría Pública del Gobierno Regional de La Libertad (GRLL) pierde un juicio interpuesto por la esposa del gerente general Carlos Matos Izquierdo, fallo que fue declarado consentido por el Poder Judicial.

De acuerdo a la resolución N° 6 emitida, el último 10 de abril, por el Sexto Juzgado de Trabajo de Trujillo, el GRLL tendrá que pagar S/ 61,331.82 a Cynthia Karina Quevedo Tello, cónyuge del alto funcionario y hombre de confianza del gobernador regional Luis Valdez Farías, además de S/ 5,000 por concepto de “honorarios profesionales”, más el 5% de dicho monto equivalente a S/ 250 a favor del Colegio de Abogados de La Libertad (CALL).

EL TEMA. Cabe mencionar que Cynthia Quevedo Tello ingresó a laborar al GRLL el 2 de enero del 2000 como inspectora de Trabajo, en este caso, en la Gerencia Regional de Trabajo, por “Contrato de Servicios no Personales” hasta el 31 de mayo del 2008.

Luego, del uno de junio del 2008 al 14 de julio del 2011, Quevedo Tello -la esposa del gerente general Carlos Matos- fue contratada bajo la modalidad de Contrato Administrativo de Servicios (CAS).

De acuerdo a la demanda interpuesta con fecha del año 2014, Quevedo Tello solicitó se declare la “desnaturalización de los contratos de servicios no personales desde el 2 de enero del 2000 hasta el 31 de mayo del 2008”, y se le reconozca su vínculo laboral como “plazo indeterminado desde el inicio”.

EL FALLO. Estos y otros puntos fueron ventilados en el fallo judicial del 17 de febrero de 2017; mediante el cual declararon fundada la demanda interpuesta por Cynthia Quevedo Tello contra el Gobierno Regional de La Libertad, sobre “desnaturalización de contratación y pago de beneficios sociales”.

En consecuencia, el juez Luis Sánchez Ferrer Chávez ordenó que paguen a Quevedo Tello la suma de S/ 61,331.

Tras ello, el propio Sexto Juzgado de Trabajo de Trujillo, con fecha 10 de abril de este año, declara “consentida la sentencia” anterior, y remarcó lo siguiente: “A la fecha ha transcurrido el plazo establecido en el artículo 32 de la Ley N° 29497, sin que ninguna de las partes haya interpuesto medio impugnatorio de apelación”. En buen cristiano, se precisa que desde la Procuraduría Pública Regional no apelaron en ningún momento dicho fallo judicial que favorecía a la esposa del alto funcionario del GRLL.

HABLA EL PROCURADOR. Precisamente, Correo buscó la versión del procurador regional Henry Chávarry Alvarado, quien en un primer momento dijo que “recién” iba a tomar conocimiento del caso.

Sin embargo -ayer mismo-, horas después, aseveró que recién en la víspera había llegado a su despacho la resolución judicial y que de inmediato pidió un informe a la abogada Elvira Guerra Prado quien, según dijo Chávarry, fue la encargada de hacer siguimiento al caso de la denuncia presentada por Cynthia Quevedo.

“He solicitado un informe a la abogada Elvira Guerra para que en 24 horas me lo alcance y se brinde un resultado más preciso sobre el tema”, sostuvo el procurador.

Henry Chávarry reconoció que no apelaron el fallo judicial y que si el referido proceso siguió su curso regular, ya no tendrían opción a apelar y, por ende, tendrán que reconocer la orden del juez.

Asimismo, Chávarry aseguró que no sabía que Cynthia Quevedo Tello era esposa de Carlos Matos, gerente general del GRLL. “Desconocía ese parentesco”, dijo.

“ES LAMENTABLE”. A su turno, Carlos Matos Izquierdo calificó de “lamentable” dicha situación y que no tenía conocimiento de la situación legal que afrontaba su cónyuge.

“En principio, el procurador ya se ha comunicado conmigo, me ha puesto en autos de dicha situación. Yo le he dicho que es lamentable que haya sucedido esto en particular, porque se puede prestar para un sinnúmero de interpretaciones; le he pedido que me haga un informe en el día”, precisó Matos.

Acto seguido, el gerente general del GRLL manifestó que “de ser necesario” ha solicitado al procurador Henry Chávarry que si “encuentran alguna actuación negligente” de parte de unos de sus trabajadores, se comunique a la Secretaría Técnica de Procesos Disciplinarios y se “determinen las responsabilidades”.

DESLINDA.”En lo que a mi respecta, repito, es lamentable escuchar una noticia de esta naturaleza, no tengo nada que ver en el asunto. No estoy para ocultar, ni apañar, ni para impedir nada que sea ilegal. No hemos tenido conocimiento en mi casa de cómo iba el proceso. Es un tema particular de mi esposa; en el tema institucional, si se corrobora todo esto y de existir responsables se tendrá que iniciar las acciones administrativas que correspondan. Descarto toda posibilidad de una injerencia de mi parte”, concluyó Carlos Matos.

INFORMACIÓN ELECCIONES- CALL 2017











Sweet Child O'mine [홍대] by drighk

Queen - "El espectáculo debe continuar" Documental completo en Español

martes, 18 de abril de 2017

Michael Jackson - Another Part Of Me Live 1988 (FULL HD)



BETO ORTIZ AFIRMA QUE SUPUESTO ASESINO DE YACTAYO ES SOBRINO DEL PRESIDENTE DE LA CORTE LIBERTEÑA



El popular ex conductor del sillón rojo, comentó que él no cree en la historia que está contando la policía, la cual solo sería la versión que declaró Wilfredo Zamora, el presunto asesino del periodista José Yactayo.

En otra parte del programa, Ortiz, denunció que Wilfredo Zamora, el presunto asesino de José Yactayo, es sobrino de Rodolfo Zamora, el presidente de la Corte Superior de Trujillo; por lo que el periodista presume que podría oscurecerse el caso. 

"Este señor (Rodolfo Zamora) tiene un cargo en el Poder Judicial, es del entorno del presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodriguez; es un amigo, entonces esto complica las cosas, puesto que estamos hablando de alguien que tiene contactos importantes; es decir, existen algunas personas que le pueden dar una manito", comentó.

Además, el periodista comentó que según sus fuentes, la fiscal está teniendo problemas para acusar a Wilfredo Zamora, de Homicidio Calificado; según Ortiz, hay presiones y se podría culpar a Zamora, solo de Homicidio Culposo, con lo cual la pena sería menor o incluso quede impune.