VIDEITOS MANDAN

Loading...

domingo, 25 de septiembre de 2016

EL ABOGADO Y SUS CIRCUNSTANCIAS


Por: Johnson Centeno

Más de una vez me he preguntado si la fama del abogado no ha sido buena desde siempre. Salvo en Grecia antigua, que es donde aparecen los primeros abogados de occidente, pareciera que sí. Monroy Gálvez apunta que en 1,793, los revolucionarios franceses suprimieron el ejercicio abogadil. Durante la Colonia, los Reyes Católicos, restringieron su ejercicio en mérito a sendos decretos sancionados en 1516 y 1528. Aconteció lo mismo, hace un par de siglos, en Rusia y Hungría. 

La razón en todos estos casos era la asociación de la figura del abogado con una serie de comportamientos bastante lejos de la probidad, independencia, libertad profesional, diligencia, corrección, reserva, lealtad, entre otros principios orientadores en el mundo jurídico. Más bien, su ejercicio era asociado con la corrupción cuando no con los malos manejos. Esto ha significado que la abogacía padezca, progresivamente, de agravios e improperios, unos más vejatorios que otros, y sea el blanco de una multidisciplinaria literatura adversa.

Ahora mismo tengo un ejemplar, a punto de deshacerse en mis manos, de la Revista de Jurisprudencia Peruana del año 1948, que editorializa sin mácula: “La profesión de abogado en el Perú ha decaído profundamente en significación e importancia” (Año VI, Lima, p. 407).

De qué sirve un abogado?

De mucho, y esto es serio. El punto de partida para fundamentar este asunto pasa por ubicar el conocimiento de eso que llaman “Sistema Legal y Judicial”, en aquella parcela exclusiva —y casi excluyente— de los abogados. Así, en su sentido más lato, abogado es el profesional habilitado cuyo mayor encargo es la defensa de la persona y de los derechos de los litigantes, siendo su función más trascendente —tradicionalmente hablando—, la defensa ante un juicio. De esto se colige que la justicia no podría funcionar si no existiesen los profesionales del Derecho, lo cual claro no es del todo cierto. De cara al proceso, la intervención del abogado busca ilustrar al juez las razones de su patrocinio y luchar contra la ignorancia, inequidad y adormecimiento de las causas. Calamandrei en su ‘Elogio de los jueces escrito por un abogado’, afirma que para que un juez se detenga sobre una verdad, es menester promediar la lucha de dos contrapuestas tesis extremas, como los dos platos de una balanza: “... así los abogados, tirando cada uno lo que puede de su parte, crean el equilibrio en cuya búsqueda va el juez (...); el abogado que pretendiese ejercitar su ministerio con imparcialidad, no sólo constituirá una embarazosa repetición del juez, sino que sería la peor repetición de este... favoreciendo el triunfo de la injusticia contraria”. En buena cuenta, la presencia del hombre de leyes importa una preciosa colaboración al juez, tanto como la fidelidad a los intereses de su cliente.

Pero hoy en día, como diría Bielsa refiriéndose a la profesión del abogado, no se reduce a la mera administración o defensa de los procesos; sirve en la actividad empresarial, política, actuación gremial, asesoramiento, periodismo, carrera administrativa, docencia, cuestiones notariales, etc., a donde se ha extendido lúcidamente buscando gravitar de nuevo en el complejo social que nos toca. Pero, valgan verdades, es su actuación jurisdiccional lo que más sobresale y, en la que, curiosamente, ha logrado tan poca estima de su oficio; de ahí que en los últimos años vemos una serie de fallos que indignan a la ciudadanía.

De rábulas y otros demonios

Siendo la finalidad primera y última del Derecho la consecución de la justicia, la profesión del abogado resulta acaso una de las más nobles que puedan cultivar los hombres.

Pero el otrora ‘advocatus’ que conocieron los romanos y a quien llamaban en auxilio de sus diferencias, no supo conservar su entereza para seguir de largo frente a los objetos triviales, y más bien sucumbió a las débiles tendencias humanas. Lo que es peor, permitió que su alma se engolfe de una existencia inauténtica. Entonces nació el doble discurso y la doble moral, atizada por un ejercicio protervo de las herramientas jurídicas.

El paso del homo jurídicus al homo corruptus.

Quién no ha escuchado adjetivos, algunos muy curiosos, para referirse al abogado: pleitista, charlatanes, arpías, sanguijuelas, leguleyos. Y no son gratuitos. No sé si tenga que ver directamente con su trajinar cotidiano de pedir y exigir justicia (y por tanto se vea obligado a intervenir en ajenas luchas de pasiones e intereses), pero lo que sí me queda claro es que esta hemorragia de improperios es producto de un uso malicioso y pervertido de la ley. A estos los pinta de cuerpo entero Ángel Osorio en su “Alma de la Toga” llamándolos “chicaneros”, prestándose un personaje de Racine en “Los Litigantes”. A esto contribuyen algunos letrados y magistrados que se dicen muy lúcidos, pero que no escapan más allá de sus códigos. “Sabios-ignorantes”, los llamaría Ortega y Gasset: “aquellos que conocen no muy bien su minúsculo universo, y que además ignoran de raíz todo el resto. Valdría de mucho entender al Derecho en su justa dimensión pues más que un cuerpo inmovilizado es un razonamiento vivo”. Un discurso que se rehace continuamente antes que un libreto muerto que se repite monótonamente (“Ciriaco de Urtecho. Litigante por Amor”. F de Trazegnies).

En todo esto deberían cumplir un papel profiláctico el Colegio de Abogados, pues es el ente no sólo de control y fiscalización del ejercicio profesional, sino el llamado a coadyuvar al enriquecimiento de los valores en la cultura jurídica.

Parry, en su “Ética de la Abogacía”, refiere un registro llevado en algunas provincias argentinas donde constan los servicios que prestan los funcionarios judiciales y donde se anotan las quejas y faltas fundadas, así como otros pecados cometidos por los magistrados. Si bien el Colegio no tiene facultad legal para intervenir en el nombramiento de los jueces, dicho registro puede ser un instrumento moral para objetar a alguien que no es merecedor de un ascenso, por ejemplo. Mucho se podría hacer si se actúa drástica y metódicamente contra estos males. ¿O acaso le daremos la razón a Darío cuando en uno de sus versos dice, casi musitando, que el hombre está hecho de mala levadura?

Buscando la brújula

Fukuyama decía que a veces es necesario la crisis para salir del hoyo. Y vaya que nuestra sociedad atraviesa una sin precedentes en su vida republicana, al punto que las delegaciones legislativas que necesita el nuevo régimen para dar pie a las reformas (entre ellas las del sistema de justicia) se mantienen en el limbo.

Durante el fujimorismo, una de sus principales características fue que se sirvió del Derecho a sus anchas, perseguido y vejado hasta dejarlo hecho jirones. Los regímenes sucesivos no parecen haber aprendido la lección. Sus mayores artífices, muchos de ellos letrados, han desgraciado la imagen del abogado y lo han llevado casi a su decadencia. Pero además, como indica Augusto Morello en un texto de inicios de los 80’s, los abogados han perdido la ruta o peor, se han convertido en “sacerdotes de un culto extinguido”.

No en vano el adalid de las reformas manifiestas y uno de los ‘think-tank’ más importantes del mundo dice: “Ningún grupo —aparte de los terroristas— está mejor ubicado para sabotear la expansión capitalista. Y a diferencia de los terroristas, los abogados saben como hacerlo legalmente (El Misterio del Capital. Hernando de Soto, p. 221), aunque guarda unas palabras de aliento también para ellos: “También los abogados son humanos” (p. 225).

Se inicia ahora un reto para los abogados: reinstalar su oficio en el nuevo mundo de transformaciones. Ello implica, sin demora, reformular misiones para un oficio inveterado y permanente. Sortear, al cabo, las molestias y aprietos que los degradan en busca de una praxis que oxigene una justa y fresca etapa de mejoramiento. Hablamos de nuevos horizontes en concordia con la escala de valores necesarios para cimentar una nueva sociedad. Toca a los jóvenes abogados, y a los que recién empiezan a formarse en las aulas, lograr que la abogacía retome sus niveles con luminosidad y confiabilidad, tarea que será en vano si no es guiada por nuestros grandes principios del mundo jurídico, que son, en definitiva, la mejor valla frente al empobrecimiento del alma, la corrupción o la falta de grandeza. 



PARTICIPACIÒN DEL CORO- CALL

El Coro del Colegio de Abogados de La Libertad, bajo direccion de Alfredo Estrada Zavaleta, participo el miércoles 14 en la Casa de la Emancipacion; ofreciendo un repertorio alusivo al Festival de la Primavera. Incluyeron las obras: Himno al Festival, Gente Humilde, Sukiyaki, La pollera colora y La vida es bella.







MÀS ALLA DEL EXPEDIENTE, PARTIDOS EXISTENTES




Pese a lo exigente de la ley, están inscritos legalmente 21 partidos nacionales y 124 regionales. El tema es que la norma privilegia el expediente (papel, sello, firma, logo) y se desentiende de la realidad. Muchos son partidos de papel, no tienen organización, dinero y menos pueden realizar elecciones internas.

No se trata de ajustar más este tipo de requisitos, sino de incorporar otros distintos. Una propuesta más efectiva es solicitar menos requisitos formales. Un partido podría inscribirse con muy pocos miembros (500 por ejemplo), pero debe estar obligado a participar solo –no en alianzas electorales–, en elecciones internas simultáneas organizadas por la ONPE, fiscalizadas por el JNE y con el padrón elaborado por el Reniec.

Se trataría, por cierto, de un financiamiento indirecto para los partidos. Si en las internas de un partido no participa al menos un porcentaje del padrón (0.1% por ejemplo), se le cancela la inscripción, debe pagar una penalidad económica (equivalente a lo que les cuesta la inscripción actual) y no puede presentar candidatos.

El resto de partidos puede inscribir candidatos, pero obligatoriamente en el orden establecido por el resultado de la elección interna. Los partidos no gastarán en firmas y comités, y caerá el mercado negro que hoy es alimentado por la norma actual. En la elección parlamentaria, se mantendrá el umbral del 5% para lograr conquistar escaños.

Los partidos tendrán que movilizar electores y estos tendrán la oportunidad de escoger en qué partido votar, dinamizando la participación política. Los que consideran que no podrán movilizar electores tendrán que fusionarse, evitando un mayor fraccionamiento. Una medida como esta no cambia el mundo, pero es más sencilla, sincera la realidad y evita gasto innecesario al fisco con verificaciones de expedientes ajenos a la realidad.





sábado, 24 de septiembre de 2016

miércoles, 21 de septiembre de 2016

DEJAR DE MATARNOS

Editorial de El Tiempo.-

Independientemente de las valoraciones de las que pueda ser objeto, de lo que se pueda decir sobre el marxismo, el leninismo y ciertas lecturas de la vida de Simón Bolívar como camino hacia una mejor sociedad, es claro que desde su creación hace más de cincuenta años, las Farc contaron con una plataforma ideológica.

Inspiradas en las corrientes de marras, han enarbolado un conjunto de ideas que reflejan su visión de la política, la economía y, en términos generales, la sociedad.

La misma ideología que esta organización consideró en su momento que no podría materializarse sino a través de la toma del poder por la vía de las armas. Así, libraron una lucha que bañó en sangre al país. Que desató un conflicto, el cual, con la participación de otros actores, ha dejado cerca de siete millones de víctimas de diversos delitos.

Hoy, esta postura ha cambiado. Las Farc han puesto punto final a una larga y sangrienta historia de combinación de armas y política. Tal giro queda claro en el texto del Acuerdo Final que mañana firmarán en Cartagena Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, y también en el documento que reúne las conclusiones de las discusiones que tuvieron lugar esta semana en el marco de la décima conferencia del, por no mucho tiempo más, grupo insurgente.

De no mediar un triunfo del No en el plebiscito del próximo domingo, las Farc dejarán las armas y se convertirán en un partido político. Cambiarán los fusiles por los argumentos. “El camino acertado y esperado por la sociedad colombiana”, en palabras de ‘Timochenko’ el viernes en su discurso de cierre del evento. Tiene razón.

Es un hecho de enorme relevancia si estamos de acuerdo en que la tendencia a resolver por la fuerza las disputas surgidas del roce entre distintas maneras de concebir el orden social es el más pesado de los lastres que ha arrastrado nuestra sociedad. El mismo que ha privado a generaciones enteras de colombianos de una vida mucho más digna, cuando no les ha arrebatado la existencia. Es desde esta óptica como la terquedad del Eln se ve aún más absurda, si es que esto es posible.

Los hombres de ‘Gabino’ se empecinan en transitar una senda que llevó a las Farc a cometer crímenes atroces, al tiempo que su barniz político se diluía o, por lo menos, se mimetizaba hasta hacerse casi invisible para la gran mayoría de los colombianos. Los atrapó en un círculo vicioso de atrocidades (el secuestro, las minas antipersonas, el reclutamiento forzado de menores, el uso de armas no convencionales, la violencia sexual contra civiles, contra sus propias combatientes, entre muchas otras), por no mencionar todo lo que para su causa implicó el involucramiento de varios de sus frentes en eslabones de la cadena del negocio del narcotráfico, distintos a la siembra y recolección de la hoja de coca.

Fue así como las Farc terminaron subordinando lo político a lo militar, al punto de constituirse en auténtico ejército de ocupación en algunas regiones del país, lo cual no solo les generó enormes costos en términos de respaldo popular, sino que los hizo, en gran medida, sordos a los clamores provenientes de los miles de víctimas para que dejaran sus acciones.

La buena noticia, que se confirma luego de la conferencia de los llanos del Yarí, es que este lamentable estado de cosas llegó a su fin. Primó, milagrosamente quizás, tal y como lo sugirió esta semana el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, la sensatez y se ratificó el consenso que Colombia anheló por décadas y que las partes lograron en Cuba: hay que dejar de matarnos.

Como lo afirmó en su columna en este diario el sacerdote jesuita Francisco de Roux, para que este hecho ocurriera fue fundamental el papel de las víctimas en los diálogos de La Habana, lo cual habrá que subrayar cuantas veces sea necesario, así como aplaudir a quienes se preocuparon por que nunca dejaran de ser el centro de la negociación.

Ellos y ellas les demostraron a los negociadores, como lo plantea en su texto de esta semana De Roux, “que el problema de fondo ha sido y sigue siendo la incapacidad de reconocernos como seres humanos con igual valor y dignidad. Por eso la desconfianza, el desprecio, la capacidad de destruirnos siendo la misma sangre y la misma carne colombiana, evidenciada en los ocho millones de víctimas que gritan al mundo lo que somos”.

Todo apunta a que el problema de base ha sido resuelto. Y esto debe ser motivo de regocijo. Una alegría que, no obstante, tiene su polo a tierra en el enorme desafío de la implementación de los acuerdos. El camino a una mejor sociedad ha sido trazado y en buena medida, despejado. Lo siguiente es tomar la decisión de empezar a recorrerlo y avanzar de manera conjunta, con las Farc incluidas. De este lado, del lado de la democracia, del respeto al Estado de derecho y a los derechos humanos.

Por lo pronto, el mensaje es que se valore la importancia de la determinación de esta guerrilla a la luz de su dimensión humana. Es apenas un primer paso, reiteramos, pero fundamental, decisivo y, ante todo, esperanzador.

viernes, 16 de septiembre de 2016

Yeni Vilcatoma anunció su retiro de la bancada de Fuerza Popular


Luego que el vocero de Fuerza Popular, Luis Galarreta, anunciara este viernes que la congresista Yeni Vilcatoma tenía 72 horas para que ofrezca sus descargos ante el Comité de Ética, la exprocuradora anunció esta noche que se retira de la bancada fujimorista.

“Como mujer de leyes no me puedo someter a un proceso disciplinario de esa naturaleza (…) porque yo lo considero injusto incluso al haber expuesto mis razones y haber pedido disculpas, no me podía someter a ese procedimiento”, manifestó Yeni Vilcatomaen conversación con el programa Todo se sabe de RPP.

La congresista Yeni Vilcatoma reveló que se despidió personalmente de la líder fujimorista Keiko Fujimori y le agradeció por la oportunidad y la confianza de trabajar juntos. Asimismo confirmó que se retira muy “dolida y frustrada”.

“También soy un ser humano que siente y sabe las consecuencias de esto (…) Doy por terminado cualquier acto de especulación, me retiro agradecida a Keiko Fujimori”, agregó la congresista.

Finalmente, Yeni Vilcatoma anunció que retirará el lunes la carta dirigida a Segundo Tapia, en la que denunció a su colega de bancada Héctor Becerril por amenazarla con boicotear su trabajo en materia de investigación, ya que nunca esperó este desenlace.

“Voy a retirar ese escrito el día lunes porque considero que al alejarme de todos esos problemas, dejarlo todo en el estado en el que está es mejor. (Lo hago) para demostrar que yo de ninguna manera habría querido llegar a este momento, pero si ese incidente sucedió no podía dejarlo pasar, sin la intención de que con ello estaría rompiendo algún trámite de diálogo interno”, manifestó la congresista.

martes, 13 de septiembre de 2016

Empresa fundada por Salaverry debe más de S/500 mil al Estado


La empresa inmobiliaria DSV Constructores S.A.C., fundada en el 2004 en Trujillo (La Libertad) por el hoy congresista Daniel Salaverry(Fuerza Popular), registra una deuda de S/498.680 con la Superintendencia de Administración Tributaria (Sunat).

Según un reporte de la central de riesgo Sentinel, difundido por Canal N, la compañía fundada por Daniel Salaverry registra también deudas laborales por S/62.874,72, monto en el que se incluye S/15.203 para Essalud y S/3.808 a la Oficina de Normalización Previsional (ONP). En total, le debe al Estado S/517.691.

En respuesta, Daniel Salaverry afirmó que en enero de este año, durante la campaña electoral, transfirió sus acciones de DSV Constructores S.A.C. Añadió que su padre continúa siendo socio minoritario de la compañía.

"Que quede claro que yo, como Daniel Salaverry, no tengo ninguna deuda con la Sunat", remarcó el legislador fujimorista. Sin embargo, Canal N informó que este no mostró documentos que acrediten la transferencia de sus acciones.

Por otro lado, el también vocero alterno de la bancada Fuerza Popular sostuvo que "el Estado, a través de la Sunat, ahoga y asfixia a las empresas, exigiéndoles el pago de un IGV pero, por otro lado, el mismo Estado no cumple muchas veces con pagar a las empresas lo que les debe".

Stefano y Ricky Tosso en Los Reyes del Playback

lunes, 12 de septiembre de 2016

Rey con Barba - SEP 11 - Parte 1/4

Defensor del Pueblo negó denuncias por compra de inmueble

BLACK POWER


Por Jorge Mariátegui.-

Esta computer cada día está peor que mi costoso y elegante teléfono, que me costó diez míseros soles, en el Mercado METRO.

Pero hace muchos años así como cincuenta, estaba sentado en el Central Park, con varios compañeros que seguía un curso de dibujo y pintura en un college libre, en Verano, cuando pasaron una docena de negros norteamericanos, que por dos metros de alto marcaban 80 kilos bien distribuidos. Pararon al vernos y le dijimos que necesitábamos modelos para armar los lienzos, y se rieron de nosotros, somos atletas, nos dijeron.

Y ese año de las Olimpiadas, los negros norteamericanos, se hicieron de docenas de medallas de oro, despertando la curiosidad de los blancos afincados en USA.

Los negros alimentados con “alpiste” hormonas de última generación y criados en los mejore colleges de USA, desde hacía cuatro años, traían los record mundiales de todas las disciplinas olímpicas.

Fue un acontecimiento mundial.

Pero en América Latina, los negros se han vuelto bailarines, toreros, y ociosos. En Perú los negros con Perú Negro han llenado todos los teatros del Perú y del mundo, y de repente se desaparecieron por que los directivos, creo, con dinero, se pelearon. Y dejaron con la única ocupación que tenían los negros en el Perú, la de no hacer nada..

Hoy es casi una raza extinguida, y hoy son “sacalaguas” y blanqueados, ya casi no ves en las calles a gente de color.

Pero en el gueto de Chincha, todavía hay azules.

PROPONGO, a la Federación de Atletismo del Perú, que viajen a CHINCHA, donde hay negros como cancha, y que están sin poder conseguir una chamba. Que hagan contratos económicos, como contratar a un futbolista. Que el gobierno abra un COLEGIO para irlos educando, y que los prueben en una docena de disciplinas olímpicas.

Los negros africanos, chinos y franceses y americanos van a los juegos olímpicos y se llevan docenas de medallas de oro a sus países. Por qué los negros peruanos de Chincha, que es casi, una raza pura, por su negritud, no pueden intervenir en los juegos olímpicos cada cuatro años, y nos traen medallas como cancha, pero las de oro.

Por lo tanto, si bien nuestros compatriotas de la sierra, del Ande, de los 3,500 metros s/n.m, han destacado en muy buenos puestos en categorías, que solo su esfuerzo y unas miserias gubernamentales, los han considerado. No tuvieron empresas millonarias peruanas y extranjeras que los han patrocinado.

Una buena campaña con los patrocinadores en el Perú, podrían cambiar la vida de los pobladores de Chincha, y cambiarles TODO, su vida, su medio, su economía, y hacer del deporte una nueva profesión.

HE DICHO.


Compilado profesor acoso

COLOMBIA: URIBE- NO, PERO SÍ


‘The Economist’ denuncia, bajo el titulo el ‘Arte de la mentira’, una tendencia preocupante de la política contemporánea: cada vez hay más líderes que, en forma reiterativa, incurren en falsedades y contradicciones enormes y manifiestas. Siempre hubo mentiras deliberadas y afirmaciones sin fundamento en la política. 

Maquiavelo hizo la apología de la calumnia. Pero ‘The Economist’ demuestra cómo los líderes del ‘brexit’ y Trump han roto los récords históricos en esta materia. Lo que no cuenta es que un colombiano, el expresidente Uribe, está compitiendo por la medalla de oro en esta categoría.

Los promotores del ‘brexit’ tuvieron que admitir, desde el día siguiente de su triunfo, que habían mentido en cuanto a lo que podrían ofrecer en materia de salud, con lo que se ahorrarían por no pagar contribuciones a la Unión Europea. 

Y, después de asegurar que buscaban recuperar la autonomía inglesa sobre la política de inmigración y la política comercial, ahora, cuando están gobernando, sostienen que si bien No quieren compromisos en asuntos de inmigración, Sí quieren mantener el libre comercio con la Unión Europea. Más aún, como los acuerdos de libre comercio de la Unión con países europeos que no pertenecen a ella (v. gr. con Noruega y Suiza) exigen que acepten las políticas de inmigración de la Unión, Teresa May ya está diciendo que también aceptaría algunos compromisos en materia de inmigración. O sea, no pero sí.

Trump un día asegura que todos los inmigrantes mexicanos son delincuentes, pero luego dice que quiere mucho a unos que lo apoyan o que trabajan para él. Una mañana ofrece deportar a todos los inmigrantes ilegales y en la tarde dice que solo expulsará a quienes se les haya probado que han cometido delitos, tal y como lo hace la política actual. O sea, no pero sí. 

Luego va a México, aceptando la muy inoportuna invitación de Peña Nieto, que lo ha convertido en el más impopular presidente mexicano de las últimas décadas, y asegura estar enamorado del país. Pero al volver a EE. UU. reitera su propuesta antiinmigratoria y dice que los mexicanos todavía no saben que van a pagar el muro. O sea, sí pero no.

Y su afirmación reiterada de que Obama y Hillary Clinton son los fundadores del Estado Islámico constituye una mentira enorme y manifiestamente absurda, apenas comparable a la repetida afirmación uribista de que Santos, De la Calle y los generales Mora y Naranjo estaban entregando el país al castrochavismo. Como en el aria inolvidable de ‘El barbero de Sevilla’, creen que de la calumnia algo queda y que ‘el maldito calumniado’ quedará manchado y tendrá que dedicarse a defenderse.

Cuando Uribe comprendió que seguir oponiéndose a la desmovilización y el desarme de las Farc era una posición cada vez más impopular dentro de sus propias filas, resolvió decir que él no está en contra de eso, sino que solo quiere renegociar unos articulitos. O sea, no pero sí. Solo que, como en el caso del ‘brexit’, resulta extremadamente improbable que él, o cualquier otra persona, pudiese lograr que los dirigentes de las Farc aceptaran ir a la cárcel y no participar en política, simplemente cambiando los articulitos que a él hoy no le gustan (porque ofreció mucho más que eso cuando era Presidente), así se les ofrezcan notarías, como a Yidis y Teodolindo.

Lo anterior no significa que los partidarios del No no tengan argumentos respetables para defender su posición. Pero el uso reiterativo y descarado de la mentira del líder político de la oposición resulta inaceptable en una democracia.

Es más sano que monseñor Ordóñez continúe ahora compitiendo por el liderazgo de la campaña por el No sin abusar del poder y la casulla cardenalicia de la Procuraduría. Veremos si resulta igual de efectivo vestido de civil.


QUÉ PENA DOCTORA PRÍNCIPE!



Siempre hemos admirado el profesionalismo, la capacidad para investigar, la independencia, y esa distancia del poder político de Julia Príncipe que la hacía capaz de enfrentarse a este si era necesario. Sin dejar de reconocer sus virtudes, hoy –y seguramente contra la corriente– lamentamos que haya aceptado un cargo con tanta premura.

Ha aceptado un cargo político, de confianza, y le debe ese cargo a un gobierno, y a una ministra que quiso dejarle su sello con esa “sobadita” de espalda en la puerta de Palacio. Julia Príncipe es la representante de la ministra de Justicia ante el CDJE, un órgano colegiado nombrado por este gobierno.

Tan político es el cargo que ahora ya habla como política. Defiende y promueve el pedido de facultades del gobierno que la nombró; defiende y promueve el proyecto de la actual ministra de Justicia; debate con una congresista; y defiende que el nuevo procurador sea propuesto por el actual gobierno. Perdimos a una gran investigadora y el gobierno reclutó a una política y funcionaria pública.

Príncipe no deja de responsabilizar a Nadine Heredia de su salida de la Procuraduría. Y tiene razón. Era una piedra en el zapato de Nadine y no le tenía miedo. Pero no debería darle a Nadine los argumentos para decir que hay una persecución política y una venganza.

¿Haría lo mismo hoy?, ¿se rebelaría si, por ejemplo, encontrara que hay hoy en el Minjus algún funcionario con responsabilidad en actos irregulares durante el gobierno anterior?

Príncipe tendrá funciones administrativas, no va a investigar nada y no podrá impulsar ninguna investigación ni ordenar a ningún procurador que la haga o la deje de hacer, sino estaría haciendo lo que a ella le hicieron. Julia Príncipe pudo esperar a ser nombrada en un cargo verdaderamente autónomo, y no en un cargo político.

ADIOS, ROAMING


Los ciudadanos de la Unión Europea tienen libertad de movimientos para desplazarse de un país a otro, pero sus teléfonos móviles están sujetos a importantes recargos si los activan desde el extranjero para realizar llamadas, consultar su correo electrónico o acceder a Internet. Hacer uso del móvil en itinerancia —el famoso roaming—implica afrontar tarifas especiales, a menudo abusivas y de las que los usuarios no siempre son conscientes.

Hace un año, tras una década de arduas negociaciones, se aprobó el reglamento del Mercado Único de Telecomunicaciones, que prometía el fin de los sobrecostes tarifarios en junio de 2017. Ante la presión de los operadores, Bruselas dio la semana pasada un giro inesperado: las compañías no cobrarían precios extra solo si el usuario cumplía determinadas condiciones, tales como no pasar en el extranjero más de 30 días seguidos o 90 en todo el año. La UE justificaba las restricciones apelando a la denominada política de “uso razonable”, que establecía limitaciones para evitar abusos por parte de los clientes o fraudes a través la adquisición de tarjetas SIM.

La oleada de protestas desencadenada por consumidores, organizaciones sociales y eurodiputados ha llevado al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, a retirar el controvertido proyecto y a promover una “nueva versión”.

En la era de la sociedad de la información y la comunicación, mantener las fronteras que obstaculizan el tráfico de datos es un ejercicio que perjudica a todos: Gobiernos, empresas y ciudadanos. Europa debe buscar fórmulas ambiciosas para garantizar que el fin de los sobreprecios en la telefonía móvil llegue en la fecha prevista, sin sacarse de la manga más moratorias ni sembrar el camino de parches. La integración europea exige un mercado interior que funcione, y este es incompatible con el roaming.